Mostrando entradas con la etiqueta endometriosis. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta endometriosis. Mostrar todas las entradas

lunes, 31 de julio de 2017

El día que mi ovario se suicidó... ENDOMETRIOSIS

Hace poco estuve leyendo artículos sobre la Endometriosis. No sé si se deba a que últimamente he estado preocupada por este mal que padezco o simplemente me acabo de dar cuenta que muchas chicas lo padecemos y no hablamos de eso.

Por si no lo sabes, la endometriosis es una enfermedad en la que la mucosa que recubre el interior del útero, cuya función alojar al cigoto después de la fecundación, crece dentro y fuera del útero. Puede aparecer ese tejido en los ovarios, las trompas de Falopio, los intestinos o la vejiga. Provocando con ello menstruaciones dolorosas en el abdomen, espalda baja o pelvis además de  abundante sangrado, calambres menstruales dolorosos e infertilidad. Sin embargo, algunas mujeres no tienen ningún síntoma como yo, que soy asintomática 
Y es que en el mundo de las mujeres hablamos más sobre cólicos, quistes y miomas que sobre endometriosis, pese a que un porcentaje alto de la población mundial lo padece o no sabe que lo tiene hasta que sucede… ¿Qué sucede? Hasta que tienen que llevarte a emergencias porque un quiste originado por la endometriosis explotó.

Resulta queeeeeee… sucedió un martes de junio del 2014 a medio día. Para mi Ovario era un martes cualquiera y para mí un día de trabajo. Al parecer, ese día mi ovario izquierdo decidió que su vida y la mía, aparentemente, ya no tenían nada en común y que el motivo de sus existencia era ya irrelevante dado sus padecimientos, así que decidió suicidarse. Yo estaba en mi centro de trabajo a 4,250 msnm, lejos de lima ciudad y fue solo, una vez que me evacuaron a Lima y los especialistas me vieron, que supe con certeza que había pasado.

El pobre (mi ovario) tenía problemas existenciales – un quiste interno achocolatado (lleno de sangre oxidada)— me hubiera gustado hacer algo para calmar su dolor, pero Él (mí ovario)) siempre reservado nunca dijo nada –de ese quiste ningún examen me informo!.. Parece que es normal que las mujeres que sufrimos de endometriosis seamos o nos volvamos asintomáticas— y bueno... cual bomba de tiempo, K-put!, exploto (literal) y fue hasta unos días después ( 2 días) que los médicos dieron con el diagnóstico y un viernes a las 9:30 am se iniciaron los trámites para el levantamiento de cadáver (extirpación de ovario y trompa de Falopio), limpieza del lugar (hay que limpiar la matriz del endometrio pegado por años en las paredes) y exequias (directo a patología).
Una vez terminado el proceso doloroso de la perdida y con conocimiento de lo que exactamente sucedió fui sometida como tratamiento paliativo (porque la endometriosis es incurable) a un “adelanto de menopausia químico”. Según los médicos lo mejor para mi matriz, post operación, era descansar de su afán reproductivo (menstruación), así que con medicación me suspendieron la ovulación por ende la menstruación por un periodo de  6 meses y comencé a padecer los malestares propios de la menopausia (hay que calor… que calor.. lara lara la la la..). Gracias a Dios el tratamiento solo fue por 6 meses, luego de lo cual mi cuerpo; ya sin medicación, volvió a regularse y brindarme el beneficio ver mi periodo menstrual todos los meses.


De eso ha pasado ya mucho tiempo; casi tres años. Y lo que me ha pasado a mí les ha pasado a varias mujeres (muy jóvenes, a mediana edad o ya maduras como me paso a mí) lo cierto es que muchas no sabemos que padecemos esta enfermedad y me gustaría que a través de este post se pregunten a sí mismas si es posible que lo tengan, o si saben de alguien que lo puede padecer porque no hay peor momento para saberlo que en la sala de emergencias de un hospital o cuando ya luego de mucho tiempo de intentarlo te preguntas: ¿Por qué no salgo embarazada?