domingo, 28 de febrero de 2016

¿Sabes qué es la Hormona Antimülleriana (AMH)?



Este no va a ser un post muy largo pero si será un post que muchas debemos tomar en cuenta:
  1. Si estás entre los 25 y 35 años.
  2. Si estás por llegar a los 40 años.
  3. Si tener familia es algo que has considerado en tu vida a largo plazo.
  4. Si tener familia es algo que has considerado en tu vida en corto plazo.
  5. ¿Sabes que es la hormona antimulleriana?

La hormona antimülleriana (AMH), también denominada «hormona inhibidora mülleriana», es una sustancia que segregan los folículos ováricos. Su determinación constituye un método novedoso para medir la reserva ovárica que va implantándose en la medicina reproductiva. La reserva ovárica es un concepto que engloba tanto la cantidad de ovocitos (óvulos) que le quedan a la mujer como la calidad de los mismos. En otras palabras, el análisis de esta hormona sirve para ver cuántos óvulos válidos todavía tiene la mujer en los ovarios (información: http://www.rmact.com/es/primeros-pasos/el-diagnostico-de-la-esterilidad/la-reserva-ovarica-la-hormona-antimulleriana-amh)


¿Ahora entiendes por dónde va este post? Este examen a diferencias de muchos otros no es necesario (por lo menos en Perú) que te lo ordene un médico. Hay muchos laboratorios que lo hacen sin necesidad de orden médica. Y ¿por qué te cuento esto? Porque así como has recordado hacer una lista de cosas pendientes (la maestría, el diplomado, ir al dentista, ver al ginecólogo, hacer compras femeninas, etc.), también deberás pensar en tu reserva ovárica, ya que en algún momento deberás enfrentar esta situación, y -consejo hasta de un conejo- “si es antes mejor”.


Según el médico que me atiende, mi reserva ovárica está sirviendo por ahora para que la menopausia no me llegue antes, porque mis ovarios creen que siendo ellos muy cumplidos, de los 25 a los 35 años, en darme óvulos para fecundar, ya debería haber tenido como mínimo 7 hijos (bien inocentes mis ovarios) por ende no tienen por qué producir óvulos con calidad de fecundación. Ellos no saben que mis decisiones me han llevado a recién preocuparme por este tema, ahora que tengo 40 años (¿lo puedes creer?  Yo tampoco porque no los parezco…jajaja.. whatever). Entonces, me pregunto: ¿Si yo hubiera sabido antes como iba mi reserva ovárica mis decisiones hubieran sido otras?  La respuesta brindada ahora podría ser solo una especulación, pero definitivamente me hubiera gustado saber esto oportunamente para tomar la mejor decisión.

viernes, 26 de febrero de 2016

Mi estilo, mi clóset y yo! según Vanessa Rodriguez (Serendipity)

Hace un par de semanas Vanessa Rodríguez Maza, la popular Serendipity, nos dio la noticia de que ya tenía libro. Hace mucho tiempo que a las seguidoras del Blog nos tenía pensando sobre qué será o de qué era ese proyecto que salía o no salía y que la tenía a ella misma con tanta expectativa. Bueno, la respuesta llegó para todos, era su libro: Tu estilo, tu clóset y tú. La autora del blog "La vida de Serendipity" había traído al mundo un nuevo hijo (y no me refiero a Sebastián, su segundo hijo que también está por llegar), sino a un libro sobre secretos y consejos para encontrar tu estilo personal.
Debo confesar que entre los primeros blogs que leí antes de empezar el mío estuvo el de ella. Cuando la temática era un poco distinta porque había más vida personal y menos moda. Conozco los detalles del inicio de su vida como blogger y de su transición de enamorada, novia, esposa y madre al lado de "El Chepis", su esposo. Para quienes nos divierte leer lo que escribe, este también era un paso importante porque nuestras expectativas también son muchas. Entonces toparte con un libro que te cuesta S/ 79.00 soles y no saber si su relación precio contenido es equilibrada, también preocupa porque la lluvia de críticas iba a llegar (incluida la mía).

Compré el libro ayer, y soy sincera, antes de adquirirlo le dí una mirada previa. Tapa dura, buen papel, excelente fotografía, 228 hojas bien diagramadas y lo mejor de todo, información interesante. No te voy a decir que es el Atlas de las Nubes, pero si te diré que es una excelente guía para saber por dónde empezar en esto de conseguir tu estilo personal. Mientras leía recordé aquel libro que en mi infancia mi madre nos recomendó leer para no meter la pata en público (El Manual de Carreño) o que yo luego busqué, en una versión más moderna, para saber en qué estaba desactualizado Carreño (Ese dedo Meñique).

Voy a la mitad del libro (Cómo combinar zapatos y carteras - El Mito) y ya he marcado unas hojas, señalado otras y tomado notas. Creo que este libro me será de mucha utilidad porque es como tener en un solo lugar todos esos textos que las mujeres buscamos y leemos sobre: ¿Qué me pongo para una entrevista de trabajo? ¿Cómo hacer un shopping inteligente? ¿Cuáles son los básicos que necesita tu clóset?, y más. Así que -con la sinceridad que me caracteriza- para compartir mi experiencia personal les diré que me gustó y que lo recomiendo.

Vitaminas para la eterna juventud (bueno… nunca tanto pero…)

Bueno, desde hace algún tiempo estoy en el proyecto “Pregnant Now”. Y para ello el cuerpo, la mente, el alma y los deseos deben estar preparados y si bien es cierto todavía no estamos en la fase “NOW” (esa es otra historia) las vitaminas están funcionando bastante bien o como diría mi doctor: “Te voy recetar las vitaminas para que te vayas preparando, y mientras tanto tengas la piel, el pelo y las uñas envidiables”… O sea… jajaja… lo máximo mi médico!

Y que vitaminas estoy tomando para ello?

Ácido Fólico o B9 (800mg): Está comprobado que la Vitamina B es necesaria para la formación de hemoglobina y proteínas estructurales como la Keratina, proteína responsable de la piel, el cabello y las uñas. Esto significa que ayuda a la regeneración, crecimiento y desarrollo adecuado de estos tres ítems que son tan importantes para las mujeres.

Vitamina C (1000mg): La llaman la reina de las vitaminas. Y debe ser porque tiene múltiples funciones pro-salud siendo la más importante para este post el que este directamente vinculada con la producción de colágeno y es un fuerte antioxidante que ayuda a disminuir significativamente los efectos adversos de los radicales libres (causantes del envejecimiento). Debo agregar algo más?

Vitamina E (400ui): Es conocida como la vitamina de la vida o la juventud. Tiene beneficios antioxidantes (o sea también disminuye los efectos de los radicales libres). Promueve la circulación de la sangre al cuero cabelludo, las uñas y la piel (es decir mayor oxigenación de esos tejidos). Además esta vitamina también ayuda a la formación de colágeno y fibras elásticas (tan necesarias cuando te expones mucho al sol y tu piel necesita auto repararse por tanto bronce)

Estoy contenta con lo que puedo ver que las vitaminas están haciendo en mi exterior y más contenta con saber que eso es solo reflejo que interiormente también me están ayudando. Podrías pensar que estoy diciéndote esto solo por decir, pero en verdad sirven. Sabes cuándo lo note? Cuando deje de usarlas.

Por motivos “x” asociados a un desanimo personal (que posiblemente te cuente en otro post!) olvide, decidí, me revele o no quise seguir tomándolas (aprox un par de meses) y realmente pude ver que calamitoso se estaba poniendo mi cabello (que se caía de nuevo a diestra y siniestra) las uñas que crecían más lentas que un cactus en sombra y a mi piel a la que le faltaba ese plus de “je ne sais quoi” que estaba consiguiendo con las vitaminas y eso se hizo más obvio cuando volví a retomar mi rutina de vitaminas y todo poco a poco volvió a mejorar. Así que chic@s un consejo hasta de un conejo.