martes, 6 de octubre de 2015

¿Me reproduzco, luego existo?

Desde que tenemos uso de razón a las niñas que pasamos a ser mujeres se nos dice de una y mil formas (directa e indirecta) que debemos evitar embarazarnos. Se nos aconseja que debemos esperar un bebe cuando tengamos muchos planos de nuestras vidas resueltos y con mayor motivo que debemos tener bebes en pareja, es decir, que aparte de resolver los temas como estudio, trabajo, independencia económica, también debemos tener resuelto el tema de  la vida en pareja.

Así pasa el tiempo para nosotras buscando lo que en ese momento añoramos que muy pocas veces es ser madres. Sin embargo, vivimos preocupadas en que nos pueda suceder, porque damos por sentado que al primer descuido zas! y aunque un bebe siempre será una bendición, no queremos que nos toque todavía a nosotras.

El tiempo sigue pasando y tú sigues el camino que tus decisiones trazaron para tí, hasta que un día, si por la gracia de Dios no te cogió desprevenida (es decir te embarazaste sin querer queriendo) decides que ya es el momento. Que no tienes todo resuelto, pero está casi todo (estudio, trabajo, independencia económica y pareja) al 80% a tu favor y estas lista! Tomaste la decisión y quieres pasar al siguiente nivel… quieres ser mamá.

Entonces, ese pequeño gran detalle que no tomaste en cuenta (que las mujeres tenemos fecha límite para la reproducción) tal vez no esté acorde con tu actual ímpetu y recién tomas en cuenta que tal vez el tiempo es corto y concebir un bebe en realidad no es cosa fácil. Un ovulo saludable dura aproximadamente 48 horas y un espermatozoide saludable 72 y para lograr un embrión se requiere que ambos crucen sus caminos al mismo tiempo, en el mismo lugar y además sean compatibles. No te parece a ti que ¿es casi casi como pedir que la Luna y el Sol converjan? y si a estas alturas del partido ¿te falta un ovario y rumbo a los 40;  como es mi caso, no es acaso algo casi imposible?
Y en este punto me pregunto: ¿A qué estoy dispuesta, por hacer realidad mi deseo? ¿Realmente lo deseo? ¿Hasta dónde debo llegar para cumplir este nuevo objetivo? ¿Realmente solo por ser mujer debe ser uno de mis objetivos o propósitos de vida?
¿Me reproduzco, luego existo?.

Bueno, bueno…ésta disertación mafaldezca solo apunta a decirte a ti mujer que pese a la igualdad de género cabalgante en estos tiempos, hay que recordar que los hombres y mujeres somos iguales pero diferentes. La maternidad es una posibilidad solo inherente a nosotras. Así que en tu plan de vida, desde muy joven, debes tomarte un tiempo para considerar, sin miedo extra o preocupación, si quieres vivir esa experiencia o no.

Debes ser consciente que así como te imaginas y diriges todas tus acciones para ser una profesional a los 25, jefe a los 30 y gerente a los 35, también debes pensar si entre ese rango de edad quieres, además, ser mamá. No se vale posponer el pensar en ello (eso es lo más fácil que hacemos todas) porque la maternidad no debe ser el cuco de la adolescencia que te persigue durante tu juventud y se convierte en el verdugo de la madurez, solo debe ser algo más que como mujeres debemos tener en cuenta porque lo real es que tiene fecha de caducidad y es importante saber; cuanto antes mejor, lo que queremos de la vida para luego no pensar que nos perdimos de algo por culpa de ella.

No hay comentarios:

Publicar un comentario